Conducir en París

Es aconsejable dejar el coche en un aparcamiento y prescindir de él pues los problemas del tráfico, añadidos a la dificultad de aparcar pueden convertir el día en una pesadilla. Conviene estar atento para no coger las vías reservadas a los autobuses, que a veces no están claramente señaladas.

Las normas de circulación son casi como las que rigen en España. Los límites d velocidad son: 50 kilómetros/hora en ciudad, 80 kilómetros /hora en las circunvalaciones y 130 kilómetros/hora en autopista.

El aparcamiento en París está limitado desde la 9.00 hasta la 19.00 horas todos los días, excepto los domingos (y sábados en algunas zonas dnode las máquinas tienen un punto amarillo) y en el mes de agosto. La tarifa varía según los distritos (desde 2 euros) y el tiempo máximo de estacionamiento está limitado a dos horas. El aparcamiento se paga mediante una tarjeta que se vende en los estancos.

Hay que prestar atención para no aparcar en las zonas reservadas a livraison (suministro), que se señalizan con bandas amarillas en el suelo, en los carriles marcados con la señal Axe rouge y en los de los autobuses, así como en las salidas de vehículos y los lugares donde se instalan los mercados.

Por lo que respecta a los hoteles, pocos disponen de aparcamiento, por lo que mejor no contar con este servicio. Una alternativa, aunque cara, puede ser el aparcamiento privado. Precio aproximado unos 20 euros para 24 horas y 2,50-3 euros la hora.

Otra posibilidad es aparcar el coche en la puertas de París, en una zona tranquila (del oeste o del sureste), cerca de una boca de metro, y olvidarse de él teniendo la precaución de dejar claro que el coche está vacío dado que un matrícula extranjera puede resultar atractiva para los ladrones.

Asimismo, existen pocas gasolineras intramuros y suelen ser muy discretas. En cambio las gasolineras en las puertas de la ciudad son mucho más frecuentes.

Por último, si se desea alquilar un coche con o sin conductor, las direcciones y teléfonos de las principales agencias de alquiler están en los aeropuertos, estaciones y hoteles.

Foto vía Aparcar en París