Étoiles du Rex, una sorpresa parisina

carchive_Grand_Rex_D.Adam__6.preview

Descubre el otro lado de la pantalla. El Étoiles du Rex,  el mítico cine de París,  revela los secretos del séptimo arte a través de un itinerario lúdico e interactivo, destinado tanto a los niños como a los adultos para pasar un divertido  momento en familia.

Se halla en el número uno del Boulevard Poissoniére. Cuenta con visitas autoguidas e interactivas todo el año de miércoles a domingo, así como festivos y todos los días durante las vacaciones escolares. La entrada general cuesta 10 euros; la entrada combinada (visita a Les Étoiles y película) vale 15 euros; además, hay un suplemento por las gafas para ver las películas en 3D.  También existen una serie de descuentos en las entradas.

El Rex, primer cine “atmosférico”, causó gran sensación cuando se inauguró en 1932: imaginaos una sala enorme, una pantalla inmensa y sobre las cabezas, un techo plagado de estrellas. Además de que en los sótanos había una comisaría, una enfermerí, una perrera y una guardería para liberar a los espectadores.

El Rex sigue albergando la sala de cine más grande de Europa (2.650 localidades). Soberbio decorado art déco, más bien inclasificable, mezcla entre palacio veneciano y alminar y bóveda azul estrellada … Una atmósfera de lo más mediterránea.

La visita a Les Étoiles du Rex, guiada por una voz en off, arranca en el pasaje detrás de la pantalla y en los bastidores del cine. Después, se atraviesa la sala de montaje y la cabina del proyeccionista, donde se explica que es una bobina de película e incluso se puede sentarse en el sillón del director de una filme.

Luego, la presentación, muy dinámica, sigue con un magnífico montaje de efectos especiales y sonoros. Participan grandes y pequeños. Termina con una proyección muy especial: vuestro debut en el cine de la mano de Clint Eastwood.

Foto vía Film Festivals