París acaba definitivamente con los “candados del amor” en el Pont des Arts

candados del amor

La alcaldía de París ha ordenado la retirada total y definitiva de los “candados del amor” de las 37 barandillas del Pont des Arts (Puente de las Artes), ante la seria  amenaza que representan para la estructura de la pasarela las toneladas de peso de esos recuerdos. Las parrillas de metal serán sustituidas por paneles de acrílico. No hay vuelta atrás.

Desde la alcaldíad de la capital francesa se ha asegurado  indicaron  que la tradicional ceremonia de colocar los pesados candados de hierro provoca una degradación duradera del patrimonio y un riesgo para la seguridad de los parisinos y turistas. Por ello, han tomado esta drástica decisión.

Este bello y popular puente, que atraviesa el río Sena a la altura del Museo del Louvre ya fue cerrado durante  el año pasado cuando  uno de los alambrados cedió ante la cantidad de candados. Incluso en junio de 2014 se desplomó una baranda repleta de candados.

La retirada de los candados del amor   se hará durante las primeras semanas del presente mes de junio. Un vez concluido este proceso,  el puente quedará cubierto por una intervención artística temporal inédita, llevada a cabo por artistas internacionales,  antes de que en el próximo otoño varios paneles transparentes venga a reemplazar a  esas rejas.

En el pasado mes de agosto, París llevó a cabo una campaña de sensibilización para convencer a los visitantes de que abandonasen la práctica de simbolizar su amor colgando un candado del puente y lanzando la llave al agua del río Sena.

Encontes, la alcaldía de París  animó   a las parejas a sustituir  esos candados por “selfies” publicados en una página web  creada ex professo, y  a la vez  puso a prueba durante seis meses la sustitución de los enrejados por paneles transparentes.

Esta curiosa  tradición puede provenir de Europa del Este y haberse popularizado a través de la novela rosa “Ho voglia di te” (Tengo ganas de ti), del escrito italiano Federico Moccia, cuyos personajes ponían  un cerrojo en el “Ponte Milvio” de Roma, la capital de Italia.

Foto vía Terra.es