El Hotel Daniel, un lujoso hotel parisino

El Hotel Daniel se encuentra en la 8 rue Fréderic Bastiat. Se trata de un hotel de lujo, no en vano sus habitacions cuestan desde 330 euros. Hace años que está en una tranquila callecita secundaria apartada de la marabunta de Champs-Elysées, pero todavía con el brillo del arrondissement 8º.

Sin embargo, ha conseguido hacer renacer su glamour gracias a una drástica rehabilitación realizad a finales del 2004, tras la cual fue invitado a convertirse en miembro de Relais & Chateau.  

La decoración de este hotel destaca sobremanera. El resultado de ella es una recreación suntuosa de la chinoiserie francesa del siglo XVIIy del estilo «casi oriental». Los aficionados a  las antigüedades y los muebles de época se maravillarán con la mezcla de mobiliario del siglo XVIII y de recreaciones escrupulosas.

El Hotel Daniel cuenta con 26 habitaciones (entre ellas nueve suites) y cada una está decorada con diferentes mezclas de dibujos y colores, con papeles pintados diseñados especialmente estampados bien en tipo chinoiserie, bien con motivos pastorales franceses de la época, toile de jouy, pesados sofás tapizados, muebles artesanales de madera y una colección de ilustraciones y artefactos.

Las habitaciones del segundo y el quinto piso tiene balcones privados y las habitacinoes del sexto piso, situadas bajo los aleros, tiene mucho éxito porque la parte inclinada del tejado es de cristal, lo que permite disfrutar de unas vistas fantásticas de la capital francesa.

Por otro lado, el salón de la planta baja, donde los clientes pueden tomar un cóctel o un té por la tarde, es de una riqueza decorativa suntuosa, con papeles pintados a mano, muebles y otros elementos creados expresamente por artesanos franceses, quienes también colaboraron en el comedor.

Por último, el jefe de cocina, Denis Fettison, de formación clásica, lleva el restaurante y mezcla oriente y occidente. Asimismo, la cocina ofrece un «desayuno initerrumpido» que incluye pasteles de Ladurée.

En defnitiva, un hotel de lujo en París que si tienes dinero merece la pena disfrutarlo al menos durante una jornada.

Foto vía Telegraph