Disfruta de los centros culturales extranjeros en París

Disfruta de los centros culturales extranjeros en París

En París, existen una serie de centros culturales extranjeros que abrirán nuevos horizontes culturales al visitante. Éste podrá conocer desde la cultura mexicana hasta el arte del ikebana pasando por las últimas tendencias de diseño provenientes de Bélgica. Una novedosa forma de disfrutar en la ciudad bañada por el río Sena.

1º. El Instituto Cervantes   (7, rue Quentin-Bauchard)

Se trata de la  institución puesta en marcha en 1991 por España con el objetivo de promocionar la lengua castellana, así como para la difusión de la cultura de España y de los países hispanohablantes en París.

Instituto Cervantes en París

2º.  Centro Cultural Suizo (38, rue des Francs-Bourgeois)

En pleno centro del Marais histórico, en el bello  Palacete Poussepin, este centro es la punta de lanza de la Fundación suiza para la cultura Pro Helvetia en Francia. Busca potenciar  la creación helvética contemporánea, favorecer la proyección de los artistas suizos y aumentar el diálogo entre la Suiza cultural plurilingüe y las culturas presentes en la ciudada gala.

3º. Casa de Dinamarca (142 av des Champs Elysées)

Destaca como el escaparate de la vida danesa en París con sus  numerosas actividades culturales, comerciales y gastronómicas.  Se caracteriza por su carácter cosmopolita pues recibe muchos visitante de todo el mundo cada año. Todo un interambio cultural a nivel internacional de primera magnitud que está presente en París.

4º. Instituto Goethe (17, avenue de Iéna)

Este instituto tiene como objetivo promover la lengua alemana en el extranjero,  a la vez que fomentar la cooperación cultural internacional informando sobre la vida cultural, social y política del país germano.

5º. Casa de Japón (101 bis, quai Branly)

La Casa de la cultura de Japón  representa la Fundación de Japón (The Japan Foundation) en Francia. Los auténticos pilares de actividad de la Fundación, cuya sede se ubica en Tokio, son las artes y la cultura, la lengua y los estudios japoneses, así como los intercambios intelectuales de primer nivel. Sin duda, es un rincón de Japón presente en París y, por ende, en Europa.